viernes, 24 de julio de 2009

NUMEROLOGÍA HEBREA ANTIGUA

El dos representaba el trabajo de equipo y la fortaleza; el tres a Dios o a cualquier otra cosa fundamental e invariable; el cuatro representaba al hombre o cualquier cosa temporal y variable; el cinco, el comercio (los cinco dedos eran una calculadora digital); el seis representaba la maldad (porque no llegaba al siete perfecto); el siete era para Dios trabajando con el hombre (tres más cuatro) de un modo perfecto; el ocho representaba al hombre en grupos tales como los ejércitos (cuatro más cuatro); el nueve era para las cosas buenas de Dios (tres veces tres); el diez era la economía (cinco más cinco); el once eran los sistemas de la maldad tales como la brujería y la hechicería (porque no lograban alcanzar el doce divino); y el doce quedaba reservado para el pueblo de Dios (tres veces cuatro) tales como las doce tribus o los doce apóstoles. Este no es un sistema moderno superimpuesto a las Sagradas Escrituras. La numerología es un concepto antiguo de los judíos; sin embargo, tiene significado sólo en los pasajes donde el autor quería que lo tuviera, como en el Libro de Apocalipsis.