viernes, 26 de junio de 2009

ELEMENTOS DEL TRABAJO EN EQUIPO

«Designó a doce, a quienes nombró apóstoles, para que lo acompañaran y para enviarlos a predicar» (Marcos 3.14 NVI).
Muchos pueden dar diferentes listas de elementos del trabajo en equipo. Yo quiero mencionar dos que son básicas: el trabajo y el equipo.
En el pasaje vemos que Jesús establece su equipo de trabajo. Estos eran sus discípulos, que luego serían sus apóstoles. La tarea que el Señor Jesús les tenía preparada era anunciar el Reino de Dios mediante la predicación y realizando milagros. Este era el trabajo.
Pero el versículo también dice que los eligió para que estuviesen con Él. Esto implica una interrealción personal. Para que el trabajo del equipo esté bien, el equipo debe estar bien. Jesús no sólo quería darles trabajo, también quería compartir con ellos, comer con ellos, conversar con ello, disfrutar los días lindos y soportar los días malos. Quería establecer un vínculo de amistad y amor con ellos; y también entre ellos.
Si tú trabajas para Dios en un equipo determinado, dos enseñanzas de este versículo te pueden servir:
  • Dios no sólo quiere que trabajes para Él, también quiere que te relaciones con Él. ¿Tienes en cuenta a Dios cuando haces algo? ¿Tomas tiempo para orar y leer la Biblia? Dios quiere desayunar contigo, caminar contigo, descansar contigo. Si tu ministerio es puro trabajo no está del todo bien.
  • Él quiere que des importancia a las relaciones interpersonales en tu equipo de trabajo. Los miembros de tu equipo deben ser amigos. Deben darse tiempo para comer juntos, salir de compras o quizás ir a un parque y disfrutar juntos contemplando la hermosura de la naturaleza. Si las relaciones del equipo están bien, el trabajo saldrá bien.

Recuerda: En el trabajo de equipo, no es todo trabajo; también hay equipo.

F. R.